ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Perdido y encontrado"

7 de Junio de 2017

"¡Alégrense conmigo, porque he encontrado la oveja que se me había perdido!" Lucas 15:6b

En 1972, a Harry Voelker le robaron su preciada camioneta Ford 1956. Nunca dejó de pensar en ella, ni perdió la esperanza de recuperarla. Asistió a cuanta presentación de autos antiguos pudo con la esperanza de que apareciera, pero nunca nunca apareció.

Hasta que recibió una llamada de la policía caminera de California, diciéndole que la habían encontrado. Aparentemente, estaba siendo registrada por una pareja que se la había comprado a un familiar en Texas. Ninguno tenía idea que la camioneta era robada, lo que no es de sorprender ya que habían pasado tantos años.

A esa altura, casi todos estaban contentos: Harry tenía de vuelta su amada camioneta, se había hecho justicia y la policía había podido cerrar un caso muy antiguo. Los que no estaban tan contentos eran los jóvenes que la habían comprado, pues se quedaron sin camioneta y sin el dinero que habían pagado por ella.

Jesús nos cuenta la historia de un pastor que, cuando una de sus ovejas se perdió, dejó las otras 99 que tenía y fue a buscar a la que estaba perdida. El Salvador concluye la historia diciendo que, luego de encontrarla, el feliz pastor reunió a sus amigos para celebrar juntos que la oveja perdida había sido encontrada.

Aunque, en realidad, ese no es el final de la historia. Jesús dice: "Les digo que así también será en el cielo: habrá más gozo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse".

Abreviando, el propósito de la parábola es ensalzar los beneficios y la necesidad del arrepentimiento. Aunque ya no sea popular decirlo en círculos religiosos, el reconocer nuestro pecado y nuestra necesidad de un Salvador es el preludio al reconocimiento y agradecimiento del Redentor.

Y verdaderamente necesitamos un Salvador, porque cada día pecamos, oponiéndonos a los propósitos y la voluntad de Dios. Ésa es la razón por la que Jesús vino al mundo... para sacrificarse a sí mismo y ofrecer perdón a todos los que reconozcan su pecado y crean en él como el Sustituto enviado del cielo.

Dios conceda que tanto usted como yo estemos entre los arrepentidos de sus pecados.

ORACIÓN: Señor Dios, te doy gracias porque decidiste salvarme. Aun sin ningún mérito o validez en mí, sin ninguna indicación de que serías bienvenido y toda señal que no lo serías, tú viniste a este mundo a ofrecerte como mi rescate. Ayúdame a arrepentirme de todo lo que he hecho mal, y enséñame a vivir en agradecimiento. En el nombre de Jesús. Amén.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones