ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"No, gracias"

23 de Febrero de 2017

"Estas palabras que hoy te mando cumplir estarán en tu corazón, y se las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando estés en tu casa, y cuando vayas por el camino, y cuando te acuestes y cuando te levantes." Deuteronomio 6:6-7

El Distrito Escolar Independiente de Frisco, en Texas, permitió a los Gedeones que regalaran Biblias en las 13 escuelas intermedias y secundarias de ese distrito.

En las mismas mesas utilizadas para compartir periódicos, folletos de campamentos, folletos anunciando clases privadas, información de reclutamiento militar y de universidades, a los Gedeones les fue dado un día para repartir sus Biblias.

¿Cuál fue la reacción?

Algunos padres se pusieron furiosos. Una madre dijo que se quedó "estupefacta". Un padre comentó: "La escuela es un lugar de aprendizaje, no un lugar de adoración". Otro padre expresó su opinión de esta manera: "Yo simplemente no quiero que se le imponga ninguna religión a mi hijo. Por eso es que va a una escuela pública".

Déjeme explicar algo: nadie obliga a los niños a buscar una Biblia. Las Biblias fueron puestas ahí para que cualquiera las tomara SI ASÍ LO DESEABA. Así de simple y claro. Si usted quiere una Biblia... aquí está. Si no la quiere, está bien.

Yo no sé cómo son las cosas en Frisco, TX, pero mis padres me enseñaron que cuando alguien me ofrece algo y yo no lo quiero, todo lo que debo hacer es decir "no, gracias". No es ninguna ciencia; si usted no quiere algo, cortésmente lo rechaza. Esto se aplica tanto a las Biblias como a una planta de lechuga.

Pero en un mundo de una moral tecnológica, donde es fácil para el progresismo ideológico hacer la verdad a un lado en nombre del derecho ajeno, cuando esto sucede los padres terminan permitiendo a sus niños leer o ver o creer algo, siempre y cuando ese "algo" no venga de la Biblia.

Las palabras del libro de Deuteronomio han sido pervertidas para que se lean así: "No te grabes en el corazón estas palabras que hoy te mando. No se las inculques a tus hijos ni les hables de ellas cuando estés en tu casa ni cuando vayas por el camino, ni cuando te acuestes ni cuando te levantes."

Y los niños y sus familias pagarán el precio de este error. Vamos a orar por ellos.

ORACIÓN: Amado Dios, vivimos en un mundo que cree no necesitarte a Ti ni a tu Hijo. Mientras todavía hay tiempo, te rogamos que ellos sean despertados a la salvación que tu Hijo ha ganado para todos nosotros. Esto oramos en el nombre de Jesús. Amén.




© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones