ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Fábulas"

22 de Mayo de 2018

...y apartarán de la verdad sus oídos y se volverán a las fábulas. 2 Timoteo 4:4

No hubo ninguna agencia de noticias que no tuviera una historia acerca de Bifgoot.

Parece ser que dos policías dijeron haber encontrado al legendario hombre-mono congelado en un bloque de hielo en Georgia. De ser cierto, dicho descubrimiento convertiría lo que hasta ahora no había sido más que una leyenda, en una realidad.

La historia resultó ser parcialmente cierta. Cuando el aparente "Bigfoot" se descongeló, sus descubridores se encontraron con que no era una "leyenda", sino simplemente una broma de mal gusto. "Bigfoot" no era más que un simple traje de goma.

Cuando los periodistas trataron de ponerse en contacto con quienes habían hecho el descubrimiento, el mensaje en la contestadora decía que no estaban porque habían ido en busca de duendes, del monstruo del lago Ness y de dinosaurios.

Si bien para la mayoría de nosotros estas historias sólo son motivo de entretenimiento, es triste pensar que hay muchas personas que ponen a la misma altura la historia de la salvación a través de la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Como escribió San Pablo a Timoteo: cuando se trata de Cristo, muchos "apartarán de la verdad sus oídos y se volverán a las fábulas".

Como alguien que ha sido rescatado por el sacrifico del Salvador, me alegro de que Jesús no sea una broma enviada desde el cielo, sino una absoluta realidad: Jesús vivió, murió, y al tercer día resucitó de la muerte

El Salvador viviente que se apareció a Pedro, Santiago, a los 10 discípulos, a los 11 discípulos, a los discípulos que estaban pescando y a cientos de discípulos más, no fue ni fraude, ni farsante, ni charlatán.

Jesús es real. Él es el Salvador del mundo. Él es el Salvador que necesitamos para recibir perdón y pasar a ser parte de la familia de la fe.

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias porque en un mundo en el que nada es seguro, tú eres mi seguridad. Envía tu Espíritu Santo a este mundo que tanto duda, para que más corazones puedan volverse a ti y conocer tu obra de salvación. En tu nombre. Amén.




© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones