Nuestra Fe

Si bien no sabemos cuál es su trasfondo religioso, creemos que es bueno contestar ciertas preguntas. Y, por más que probablemente no contestemos todas las inquietudes que usted pueda tener, esperamos que este compendio le sirva, al menos, de punto de partida.

Acerca de la BIBLIA
Todo lo que los luteranos creemos está basado en la Biblia, el mensaje de amor y esperanza de Dios para todas las personas. La Biblia es la Palabra de Dios escrita, dada a nosotros para mostrarnos la verdad de que somos salvados de nuestro pecado y muerte eterna por la vida, muerte, y resurrección de Jesucristo. Nosotros creemos que la Biblia es completamente confiable y sin error. En ella aprendemos todo lo que necesitamos saber acerca del amor de Dios y sus dones para nosotros.

Acerca de DIOS
Creemos que hay un solo verdadero Dios - el Dios Trino - que existe en tres personas separadas pero iguales: Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

Dios el Padre es nuestro hacedor, y el Creador de todas las cosas. Todas las cosas fueron hechas por la palabra del Padre, y nosotros somos su más amada creación, quienes estamos más cerca de su corazón.

El Hijo es Jesucristo, quien vino al mundo como el perfecto "intermediario" entre Dios y la humanidad. Él nos ha salvado, y es quien habla por nosotros delante del Padre.

El Espíritu Santo nos llama a creer en Jesucristo como nuestro Salvador, nos mantiene en la verdadera fe, y nos equipa para vivir esa fe. Él es el susurro en el oído de nuestro corazón.

Acerca del HOMBRE
Ninguna persona puede cumplir con todo lo que Dios espera de nosotros, porque todos nacemos siendo "pecadores". Pecados son todas las cosas que decimos, pensamos, hacemos o dejamos de hacer, que están fuera de la voluntad sagrada de Dios para nuestras vidas, y que terminan separándonos de Él.

El pecado entró en el mundo cuando Satanás sedujo a la primer pareja que Dios creó (Adán y Eva) y los tentó a través de su libre albedrío y debilidad, quebrantando así la perfecta relación que había entre Dios y ellos. A partir de ese momento, el pecado pasó a ser parte de nuestra naturaleza. Y, como Dios demanda perfecta obediencia, nuestro castigo final es la muerte.

Sin embargo, Dios es un Dios de amor que no desea que vivamos en el castigo eterno. Es por ello que envió a su Hijo Jesucristo a que viviera la vida perfecta que Él requiere, y se convirtiera en nuestro sustituto. Cristo nunca pecó - ni siquiera una vez – pero tomó nuestro pecado sobre sí mismo y murió en la cruz en lugar nuestro. Cuando creemos en Jesucristo como nuestro Salvador, él nos quita nuestros pecados, y nos da su perdón.

"De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo único, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16).

Acerca de "SER SALVOS"
No hay absolutamente nada que podamos hacer para "ser salvos" - Jesucristo ya ha hecho todo lo que era necesario. A través de su muerte y resurrección, todo el que cree en Jesús como Salvador es restaurado en su relación con Dios. Esto significa que, por causa de Jesús, todos los que creemos somos "justificados", o sea, declarados inocentes, por Dios. Dios ha hecho justicia por los pecados del mundo y, gracias a Jesús, todos los que creemos en él somos perdonados y viviremos eternamente.

Nosotros no cooperamos en nuestra salvación, y no hay nada que podamos hacer para ganarnos la vida eterna. Tampoco podemos demostrarla, comprobarla, o explicarla con la razón. Todo lo que tenemos que hacer es creer en Dios.

Acerca de la FE
Es a través de la fe en Jesús que recibimos el perdón de los pecados y la vida eterna - creyendo que él nos ha liberado de la culpa, del castigo, y del poder del pecado. La fe es un regalo que Dios, en su gran amor, nos da a través del Espíritu Santo.

Acerca de la GRACIA
Los cristianos luteranos hablamos mucho acerca de la gracia. Quizás la palabra "gracia" le recuerde el período de gracia que se tiene para pagar una deuda (durante el cual la deuda puede ser pagada sin recargo). La gracia de Dios es eso... y mucho más. Por más que nosotros debíamos pagar la deuda por nuestros pecados, Dios tuvo un plan diferente. Cristo pagó esa deuda, por lo que nosotros recibimos el perdón y la vida eterna de él, que nos son ofrecidos por su amor incondicional. Por eso se llama "gracia", porque es verdaderamente inmerecida.

"Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte" (Efesios 2:8-9).

Dios ha provisto formas visibles a través de las cuales da su gracia a quienes creen en Él, asegurándonos que los pecados que cometemos son perdonados por causa de Jesús. Dichas formas visibles son lo que llamamos de "medios de gracia". Los medios de gracia son: la Palabra de Dios, el Santo Bautismo, y la Cena del Señor (la Santa Comunión). A través de estos medios, Dios se da a conocer en una forma muy personal: la Palabra de Dios revela su fidelidad y amor; el Santo Bautismo es nuestro nuevo nacimiento y renovación en Jesús; la Cena del Señor es nuestra más íntima comunión con Cristo, en la que recibimos su cuerpo y su sangre.

Acerca de las BUENAS OBRAS
Dado que no hay nada que podamos hacer para ganar la salvación, no hacemos buenas obras para ser salvos. Las buenas obras las hacemos como actos de adoración y agradecimiento porque somos salvos. Dichas buenas obras incluyen (pero ciertamente no están limitadas a) el servir y atender a las necesidades de los demás, honrar y respetar a las autoridades, honrar nuestros votos y promesas, y hacer lo que generalmente es considerado como bueno y correcto. Se dice que Martín Lutero lo expresó de la siguiente manera: Dios no necesita nuestras buenas obras, pero nuestro prójimo sí las necesita.

Acerca de la VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE
En el Día del Juicio - que no sabemos cuándo será- Jesucristo va a regresar. Ese día, todos los que han muerto serán levantados, y quienes estén vivos serán transformados. En ese momento tendrá lugar el juicio final. Quienes no crean irán a la condenación eterna en el infierno, y todos los que crean en Jesús como Salvador tendrán vida eterna en el cielo.

Esperamos que este compendio sobre lo que creemos como cristianos luteranos haya servido para contestar algunas de sus preguntas. Si le ha creado más preguntas, le invitamos a que nos llame al 1-800-972-5442 para que podamos conectarle con una iglesia Luterana en su área.

© 2006 Cristo Para Todas Las Naciones

Las citas bíblicas fueron tomadas de la Biblia -Reina-Valera 1995 Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Usada con permiso.