ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"¿Un cristiano aburrido?"

9 de Mayo de 2018

Cinco veces he recibido de los judíos treinta y nueve azotes; tres veces he sido azotado con varas; una vez he sido apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar. Son muchas las veces que he estado de viaje corriendo peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de mi propia gente, peligros de los no judíos, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos. 2 Corintios 11:24-26

En uno de mis viajes tuve la oportunidad de conversar con el conductor del autobús, quien me contó cómo había sido la entrevista para ese trabajo. Imagino que habrá agregado algunos detalles personales para hacerla más dramática. De acuerdo a su versión, dado que el trabajo requería que el futuro conductor tuviera que manejar por caminos de montaña, cada postulante tenía que responde a la pregunta: "¿Cuán cerca del precipicio puede manejar?"

El primer postulante dijo: "Si mantengo el volante bien bajo control, imagino que puedo llegar hasta 6 pulgadas".

El segundo, tratando de hacer alarde de su destreza, le ganó al primero achicando la distancia a solamente cuatro pulgadas.

El postulante que obtuvo el trabajo, y con quien yo estaba hablando, dijo: "No lo sé, porque trato de mantenerme lo más lejos posible que puedo del precipicio".

Sólo una minoría parece tener ese sentido de prudencia y sensatez. A la mayoría de las personas les gusta manejar lo más cerca que pueden del precipicio de las tentaciones que la vida les presenta. Quieren vivir la vida en el precipicio, aun si ello significa poner sus vidas y almas en peligro.

Es por eso que necesitamos un Salvador. Necesitamos un Salvador que nos arranque de al lado del precipicio y nos rescate del peligro temporal y eterno. Para eso es que Jesús nació, vivió, sufrió, murió y resucitó.

Así es que ahora, al haber sido perdonados y ser hijos de Dios, somos alentados a mantenernos alejados del precipicio. Quizás haya quien diga: "Pero eso es aburrido".

¿De veras? Si usted piensa así, vuelva a leer el texto para esta devoción, donde Pablo enumera todas las cosas "aburridas" que le sucedieron por causa del Evangelio. Fíjese en Pedro, Santiago, Juan y millones más de seguidores de Jesús que han descubierto que el seguir a Cristo está lleno de sorpresas. Fíjese en los santos de la iglesia, y verá que ninguno de ellos jamás dijo que su vida en Jesús fue aburrida.

Le prometo que la suya tampoco lo será.

Y así también lo promete el Señor.

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias porque a través de tu sacrificio me rescataste del precipicio y del diablo. Te pido que, con el poder del Espíritu Santo, me ayudes a llevar una vida que te glorifique a ti. En tu nombre. Amén.



De una devoción escrita originalmente para "By the Way"



© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones