ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Cuaresma 2048 - LOS CLAVOS"

27 de Marzo de 2018



Leer Juan 20:24-28

LOS CLAVOS

"Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré" -repuso Tomás. (Juan 20:25b)

Seguramente, siendo carpintero, Jesús estaba acostumbrado a usar clavos. Pero los clavos eran caros; si podía sustituirlos con una varilla de madera, lo hacía. Aunque para algunos trabajos lo único que servía era el hierro de los clavos.

Pero ahora, las herramientas que había usado en su oficio: el martillo, los clavos, las estacas, estaban siendo usadas para atravesar sus muñecas, en la base de las manos. Allí eran suficientemente fuertes como para soportar el peso de su cuerpo. Allí causaban un daño increíble a los delicados huesos y tendones de sus manos. ¡Y ni que hablar del dolor!

Luego de morir le quitarían los clavos. Pero las marcas quedarían.

¿Por qué? ¿Por qué habría de elegir cicatrices que perdurarían aun después de su muerte y resurrección? Todavía hoy esas marcas son visibles (ver Apocalipsis 5:6). Son un recordatorio eterno de lo que le costó a Dios rescatarnos de Satanás, la muerte y el infierno. Nadie que las vea puede decir: "Para él fue fácil".

Pero todavía más importantes son las marcas de su amor, el mensaje escrito en su propia carne, que dice:


"No temas, que yo te he redimido;
te he llamado por tu nombre; tú eres mío...
Yo soy el Señor, tu Dios,
el Santo de Israel, tu salvador." (Isaías 43:1b, 3a)



Y cuando lo reconocemos por las marcas de los clavos en sus manos, así como lo reconoció Tomás, respondemos con gozo:



"¡Sí, este es nuestro Dios;
en él confiamos, y él nos salvó!
¡Este es el Señor, en él hemos confiado;
regocijémonos y alegrémonos en su salvación!" (Isaías 25:9)



ORACIÓN: Gracias, Señor Jesús, por todo lo que has hecho por nosotros. Vemos las marcas de tu amor y nos alegramos. Amén.




© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones