ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Cuaresma 2018 - CUBRIÉNDOSE POR VERGÜENZA"

20 de Marzo de 2018



Leer Juan 19:23-24

CUBRIÉNDOSE POR VERGÜENZA

Después de que lo crucificaron, echaron suertes para repartirse sus vestidos, con lo que se cumplió lo dicho por el profeta: "Se repartieron mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes." (Mateo 27:35)

La mayoría de nosotros en algún momento de nuestra vida hemos pasado vergüenza. Vergüenza por algo que hicimos una vez y que sólo lo recordamos muy de vez en cuando. Vergüenza por algo que alguien nos hizo y que no podemos olvidar. Vergüenza por algo que no podemos ni evitar ni cambiar. Vergüenza por algo que quizás ni siquiera debería darnos vergüenza, pero que igual lo hace.

Cuando los soldados crucificaron a Jesús, le quitaron la ropa. Sin embargo, casi todas las pinturas que existen de su crucifixión muestran a Cristo con un taparrabos. Indudablemente, esto es más una expresión de deseo, que una muestra de la realidad. Porque los romanos tenían por norma crucificar desnudas a las personas, ya que la vergüenza formaba parte del castigo.

Y eso fue algo que Jesús también cargó por nosotros. Él vino para estar con nosotros en medio de nuestro sufrimiento y vergüenza. Pero también vino para quitarnos la vergüenza y cargarla sobre sí mismo. Al cargar nuestra vergüenza a la cruz, Jesús nos dio a cambio su honor, su consuelo y su gloria.

Jesús murió desnudo para vestirnos a nosotros en el perdón de su amor. "Porque todos ustedes, los que han sido bautizados en Cristo, están revestidos de Cristo" (Gálatas 3:27). Ahora, cuando Dios nos mira, sólo ve a sus amados hijos limpiados por Jesús.

ORACIÓN: Gracias, Jesús, por hacerte cargo de cubrir mi vergüenza. Te pido que cada día renueves mi corazón con tu amor. Amén.




© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones