ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Cuaresma 2018 - UNA CUERDA"

15 de Marzo de 2018



Leer Marcos 15:1-5

UNA CUERDA

En cuanto amaneció, y luego de reunirse los principales sacerdotes, los ancianos, los escribas y todo el tribunal para ponerse de acuerdo, ataron a Jesús y se lo llevaron a Pilato. (Marcos 15:1)

¿Tienes un rollo de cuerda en tu casa? ¿Y en tu automóvil? La cuerda viene bien cuando uno tiene que atar algo que compró al techo del automóvil para llevarlo a la casa. También resulta útil cuando hay que sostener a un cachorrito y no se tiene a mano la correa.

En esos casos utilizamos un trozo de cuerda y con eso lo arreglamos. Pero cuando pensamos en Jesús, la cuerda toma otra significado. Cuando lo apresaron en el Jardín de Getsemaní todo lo que usaron fue una cuerda. Y así fue hasta que lo clavaron a la cruz. La última libertad real de movimiento que tuvo fue un paso rápido para tocar y sanar al enemigo que había perdido una oreja por causa de la espada de Pedro. A partir de allí, Jesús fue sólo donde sus enemigos quisieron que fuera: a la casa del sumo sacerdote, ante Pilato, ante Herodes, a los azotes, a las burlas... y a la crucifixión. Y no volvería a estar libre hasta la resurrección.

Nuestro Señor Jesús fue tratado como un cachorro desobediente, como un burro terco, como un criminal peligroso. No hay palabras para describir la injusticia que se estaba cometiendo.

Y, sin embargo, él la aceptó para hacernos libres. Nosotros éramos los desobedientes, los tercos que insistimos en meternos en peligro. Como dice Isaías: "Todos perderemos el rumbo, como ovejas, y cada uno tomará su propio camino; pero el Señor descargará sobre él todo el peso de nuestros pecados" (Isaías 53:6).

Él fue atado para que nosotros podamos ser liberados. Él fue herido para que nosotros podamos ser sanados. Él fue muerto para que nosotros podamos vivir. Eso es amor. Eso es Jesús, nuestro Salvador, que hoy vive y nos llama a que seamos suyos en fe y en la libertad gozosa de los hijos de Dios.

ORACIÓN: Señor, que me has liberado a costa de tu propia vida, une mi corazón al tuyo en amor, para que te pertenezca a ti para siempre. Amén.




© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones