ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Cuaresma 2018 - ¿PIEDRAS O PAN?"

15 de Febrero de 2018



Leer Mateo 4:1-4

¿PIEDRAS O PAN?

El tentador se le acercó, y le dijo: "Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan". (Mateo 4:3)

Quizás las piedras que estaban a los pies de Jesús parecían pequeños panes. "Di que estas piedras se conviertan en pan." Fácil, ¿verdad? Más allá del hecho que Dios no hace ese tipo de cosas, pues el pan se hace a partir de una semilla viva que crece en la tierra que durante cientos o miles de años erosionó de la roca. Más allá del trabajo duro que implica labrar y cultivar la tierra, y amasar y hornear. ¡Más allá de que sólo sería para el bien personal de Jesús! "Sólo hazlo. Es rápido y fácil. Satisface primero tus deseos."

Pero Jesús dijo que no y siguió sufriendo hambre. El pan que comió más tarde, lo obtuvo con gran esfuerzo.

A veces me pregunto si en algún momento Dios estuvo tentado de cambiar instantáneamente nuestros corazones de piedra en corazones vivos y cálidos. ¡Qué fácil sería! No más problemas, no más espera, no más sufrimiento... no más cruz.

Pero ese es el problema. Jesús no toma la salida fácil. Si va a transformar nuestros corazones de piedra, lo va a hacer a la manera de Dios y en el tiempo de Dios: a través de su propio sufrimiento, muerte y resurrección. Lo va a hacer aun cuando ello signifique que tenga que ser apedreado, convirtiéndose lentamente en tierra. Lo va a hacer aun cuando ello signifique que tenga que convertirse en ese grano de trigo que describió a sus discípulos, el que cae en la tierra y muere para producir muchos frutos (ver Juan 12:24).

Y eso es exactamente lo que hizo. Jesús siguió "toda palabra que sale de la boca de Dios" (ver Mateo 4:4). Y porque así lo hizo, hoy vive-eternamente-y nosotros también.

ORACIÓN: Querido Jesús, gracias por tu paciencia y deseo de hacer lo que es correcto. Renueva y limpia mi corazón para que sea cada vez más como el tuyo. Amén.



© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones