ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Hablando de Jesús"

4 de Enero de 2018

También estaba allí Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Ana era una profetisa de edad muy avanzada... Nunca se apartaba del templo, sino que de día y de noche rendía culto a Dios con ayunos y oraciones. En ese mismo instante Ana se presentó, y dio gracias a Dios y habló del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. (Lucas 2:36-38)

Me encanta el carácter de Ana. Me recuerda a muchas amigas, mujeres mayores que sirven a Dios en silencio, orando y adorando, pero sin hacer mucha bulla, porque eso es normal para ellas. Sin embargo, cuando Ana vio al niño Jesús por primera vez, ¡se puso a hablar de él a todos los que esperaban la redención de Jerusalén!

Ana conocía a esas personas. Las veía cada vez que entraban y salían del templo, y a menudo hablaba y oraba con ellas. Muchas veces habían hablado de la promesa de Dios de enviar un Salvador. Estaban esperando a Jesús.

Así es que, cuando el niño Jesús llega al templo, Ana rebosa de alegría y sale corriendo a contar la buena noticia a sus amigos: Dios había cumplido su promesa y había enviado un Salvador a Jerusalén y a todo el mundo.

Hoy en día esas buenas noticias han llegado a muchísimas personas, incluyéndote a ti. Piensa en lo que Dios ha hecho por ti: te ha sacado de la oscuridad, te ha perdonado tus pecados, te ha rescatado del poder del diablo y te prometido vida eterna en vez de muerte. Todas estas cosas son tuyas gracias al redentor Jesús.

Seguramente tienes familiares, amigos y vecinos que necesitan recibir estas mismas bendiciones. En este nuevo año, pídele al Señor que te dé la oportunidad y la capacidad de compartir con ellos las buenas noticias de Jesús.

ORACIÓN: Querido Señor, mucho me has bendecido con tu amor. Te pido que traigas a [nombre de familiar o amigo] a la fe en ti. Amén.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones