ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Obediencia"

21 de Diciembre de 2017

Cuando José despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y recibió a su mujer, pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito. Y le puso por nombre JESÚS. (Mateo 1:24-25)

La obediencia no es una virtud que esté de moda. Enseñamos obediencia a los perros, pero consideramos héroes a quienes viven "a su manera".

Sin embargo, no nos gusta que nos desobedezcan. Cuando un niño, o incluso un perro nos desobedece, entendemos muy bien la importancia de la obediencia. "No bajes a la calle." "Mira bien antes de cruzar." "No juegues con fuego." "¡Ven ahora mismo!" La obediencia hace que el mundo funcione mejor, mientras que la desobediencia causa dolor, e incluso la muerte.

Como humanos que somos, deberíamos saberlo bien. Al comienzo del tiempo, nuestros primeros antepasados desobedecieron a Dios y, desde entonces, hemos estado pagando el precio por ello. Pecados, problemas, guerras, muerte, desastre tras desastre-¡si hubiéramos obedecido a Dios, nada de eso hubiera sucedido!

Gracias a Dios que José obedeció: se despertó, se levantó y llevó a María a su casa como esposa. Ella, a cambio, obedeció al Señor cargando y criando a Jesús, nuestro salvador. Y su obediencia es la fuente de nuestra salvación:

"... siendo en forma de Dios, [Cristo] no estimó el ser igual a Dios como cosa a que
aferrarse, sino que se despojó a sí mismo y tomó forma de siervo, y se hizo semejante a los
hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta
la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le dio un
nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los
que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo
es el Señor, para gloria de Dios el Padre." (Filipenses 2:6-11)



ORACIÓN: Señor Jesús, gracias por obedecer al Padre y ser nuestro Salvador. Ayúdame a obedecerte con fe y amor. Amén.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones