ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Cuando suceden cosas malas"

7 de Diciembre de 2017

Ambos eran íntegros delante de Dios y obedecían de manera irreprensible todos los mandamientos y ordenanzas del Señor. Pero no tenían hijos... (Lucas 1:6-7a)

El evangelista Lucas comienza su narración de la historia de Jesús hablando del sacerdote Zacarías y su esposa Elisabet, familiares de su madre María. Si bien ambos habían vivido en forma ejemplar nunca habían sido bendecidos con niños, lo cual les causaba una pena y dolor constantes. Durante años habían orado sin resultados. Y ahora que ambos eran ancianos, ya no creían posible concebir un niño.

Ese tipo de dolor es muy común. Los médicos dicen que al menos una de cada diez parejas tiene problemas para concebir. Y muchas veces ese dolor se agrava cuando las personas asumen, erróneamente, que es un castigo de Dios y se preguntan qué habrán hecho para merecerlo. La misma Elisabet dijo: "para que no tenga nada de qué avergonzarme ante nadie" (Luchas 1:25).

Cuando nos sucede algo malo--infertilidad, pérdida de un ser querido, etc.--tendemos a culparnos y a preguntarnos qué habremos hecho mal, o incluso a pensar que Dios nos está castigando. ¿Pero será que es así?

Dios envió a su hijo Jesús para que fuera nuestro Salvador. Con su muerte en la cruz y su resurrección de entre los muertos, Jesús nos ha quitado toda culpa y vergüenza. Dios ya no nos castiga, sino que nos bendice. Todo el castigo que merecíamos por nuestras culpas y pecados, fueron cargados por Jesús en su cruz y enterrados con él en su tumba.

Quizás todavía tengamos que cargar muchas cruces en este mundo, pero ninguna de ellas será un castigo de Dios. Al contrario, Dios nos ayudará a cargarlas, pues ahora somos sus hijos amados y pertenecemos a su familia.

ORACIÓN: Querido Padre, tú conoces nuestras penas y angustias. Ten misericordia de nosotros y ayúdanos a confiar siempre en ti, especialmente cuando más difícil se nos hace. Amén.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones