ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Alegría eterna"

14 de Noviembre de 2017

Les digo que así también será en el cielo: habrá más gozo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse. Lucas 15:7

Cuando el Presidente de los Estados Unidos anunció que nuestros soldados regresarían de Iraq y Afganistán antes de finalizar el año 2011, lo que en realidad estaba diciendo era que "sí o sí iban a estar de regreso para las fiestas".

Más allá de la tendencia política personal de cada uno, la noticia que los padres, madres, hijos e hijas iban a estar junto con sus familias y amigos para celebrar el nacimiento del Salvador, fue recibida con el mayor de los entusiasmos.

Esa clase de noticia es la que tanto grandes como niños habían estado esperando, soñando y pidiendo durante mucho tiempo.

Pero Jesús dice que hasta tan grande alegría es poco, en comparación con la alegría que hay en el cielo cuando un pecador llega a la fe en el Salvador crucificado y resucitado. El cielo se regocija cada vez que el poder del Espíritu Santo, por medio de la fe, cambia el corazón de una persona, le perdona sus pecados y le cambia su futuro eterno de los horrores del infierno a la felicidad del cielo.

Es claro que hay una diferencia entre un soldado que regresa a casa y un alma que es salvada por la sangre de Jesús.

Cuando hayan pasado las fiestas, o quizás incluso antes, el soldado se va a dar cuenta que ha regresado a un mundo que no es perfecto: un mundo en el que existen problemas, sufrimientos, tristezas y dolores.

Pero la persona que muere en Cristo entra en un hogar de felicidad eterna. Esto significa que su alegría ya no va a ser medida en minutos, horas o días, porque estará en el lugar donde no hay más lágrimas ni sufrimiento, donde la tristeza y la enfermedad no existen, donde reina por siempre la alegría.

ORACIÓN: Señor, cuida y protege a los soldados hasta que regresen a su hogar. Protege sus cuerpos, pero también protege sus almas. Haz que cada corazón reconozca que Jesús es el Salvador, para que el perdón abunde y muchos más pasen a ser parte de la gran reunión que nos espera en el cielo. En el nombre de Jesús. Amén.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones