ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Choques pequeños"

8 de Noviembre de 2017

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9

Los empleados no lo podían creer. A un auto parado en el estacionamiento le habían chocado el guardabarros. En realidad no es para sorprenderse, porque ese tipo de choques sucede a menudo.

Pero lo que sí es para sorprenderse es la nota que había en el parabrisas, que decía: "Las personas que me vieron chocar su auto me están viendo escribir esta nota, y piensan que le estoy dejando mi nombre y dirección para que me llame y le pueda dar el número de mi seguro para que se encarguen de arreglar su auto. Como verá, no estoy escribiendo nada de eso. Usted nunca sabrá quién le chocó el auto. Espero que tenga un buen seguro, porque yo no tengo ninguno".

¿Detestable, no?

Aunque, si somos honestos, debemos admitir que hemos hecho lo mismo. Muchos de nosotros rehusamos hacernos cargo de nuestros errores y pecados. Tratamos de cubrirlos para que nadie se dé cuenta y nos juzgue, así todos piensan lo mejor de nosotros.

Muchos de nosotros creemos que podemos engañar a los demás la mayoría de las veces, y es cierto que a veces podemos, pero nunca podemos engañar al Señor. Él sabe todos los "pequeños choques" que tenemos, y no se alegra para nada con ellos.

Para que nuestros "pequeños choques" fueran cubiertos y nuestros pecados perdonados, el Señor envió a su Hijo como sustituto nuestro ante la ley, para resistir las tentaciones del diablo y conquistar la muerte.

Jesús nos perdona y nos salva. Todo lo que nos pide es que reconozcamos nuestro pecado y apreciemos el pago que él hizo de nuestras deudas. Juan lo dijo mejor que yo: "Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad".

Lo que quiere decir que no necesitamos más cubrir lo que hacemos mal.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por enviar a tu Hijo a salvarme y perdonarme. Hoy vengo a ti con corazón humilde y te pido que perdones mis pecados. En el nombre de Cristo. Amén.


De una devoción escrita originalmente para "By the Way"


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones