ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Pescadores de..."

27 de Julio de 2017

Jesús les dijo: 'Síganme, y yo haré de ustedes pescadores de hombres.' Ellos entonces, dejando al instante las redes, lo siguieron. Mateo 4:19-20

Lo bueno, lo malo y lo feo. Al igual que en las películas de Clint Eastwood, estas palabras también describen el arte de la pesca. Así lo comprobó el Capitán Solomon, quien tiene su negocio de pesca en las costas de Florida, en el Golfo de Méjico.

En su experiencia como pescador, el Capitán sabe que hay días que, en sólo cuestión de minutos, llena su bote de pesca. Eso es lo bueno.

También sabe que hay otros días en los que, como los discípulos, pasan horas sin lograr pescar nada. Eso es lo malo.

¿Y lo feo? El Capitán Solomon pescó un misil teledirigido de la Fuerza Aérea. Como vio un hueco en el misil, asumió que ya había explotado, por lo que decidió conservarlo en la cubierta del barco.

Pero su presunción estaba equivocada, casi mortalmente equivocada.

La Fuerza Aérea confirmó que se trataba de un misil en perfectas condiciones de funcionamiento. Antes de desactivarlo, la Fuerza Aérea le dijo al Capitán que ese misil podría haber explotado, desparramando sus restos y los de su barco por el Golfo de Méjico.

¡Uno nunca sabe lo que va a pescar!

Ese debe haber sido el sentimiento de los discípulos cuando salieron a la pesca de hombres. El Espíritu Santo les llevó pecadores de todo calibre: grandes, pequeños, experimentados y novatos. Hubo momentos en los que la pesca fue buena, otros en los que fue mala... y otros en los que fue fea.

Pero los discípulos tenían en claro dos cosas: primero, que el Salvador quería que pescaran; y segundo, que si no salían a pescar, no iban a pescar nada.

Por más obvio que parezca, esa es la verdad. La persona, la iglesia, o los discípulos de Cristo que quieren pescar, tienen que ir de pesca. Si se quedan en casa, las redes de Dios permanecerán vacías.

Por lo que hoy oramos para que el Señor nos envíe a pescar y haga que la pesca sea abundante.

ORACIÓN: Amado Señor, le has dicho a tus discípulos que sean pescadores de almas. Danos el deseo de seguir tus instrucciones y envíanos el Espíritu Santo para que nuestra pesca sea bendecida. En el nombre de Jesús. Amén.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones