ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Escogidos"

20 de Julio de 2017

En ningún otro hay salvación, porque no se ha dado a la humanidad ningún otro nombre bajo el cielo mediante el cual podamos alcanzar la salvación. Hechos 4:12

Una vez, cuando estaba en una heladería que normalmente ofrece una gran variedad de sabores, sucedió que debido a un retraso del camión repartidor, el hombre que atendía no tenía mucho que ofrecer.

Atendiendo a la mujer que estaba frente a mí, simplificó la selección diciendo: "¿Qué puedo servirle: chocolate o vainilla?"

La señora, quien no había leído las explicaciones en la puerta, preguntó: "¿Por qué no tiene más sabores?" La respuesta del dependiente fue de lo más colosal: "Señora, si supiera el tiempo que le lleva a la gente decidirse entre chocolate y vainilla, JAMÁS querría tener más sabores para escoger."

Las opciones están a la orden del día.

Si va al centro comercial se verá forzado a elegir entre una docena de películas que dicen: "¡No deje de verla!" Si va a comprar dentífrico deberá decidir con fluor o normal, con sabor a menta o a goma de mascar, con blanqueador o sin él. El escoger es una de las alegrías y de las cargas de la vida.

Excepto cuando se trata de un salvador. Cuando miramos a la lista de salvadores que ha habido en este mundo, encontramos... a Jesús. Jesús es el único Salvador que este mundo ha visto y que jamás verá.

Sé que hay muchos que quieren hacernos creer que pueden salvarnos diciendo una y otra vez: "confía en mí", "deposita tu confianza, tu voto, tu esperanza en mí". Pero en realidad, lo más que pueden ofrecer es un alivio temporal para problemas pasajeros.

Tan solo Jesús, a través de su vida, muerte y resurrección, puede cambiar la eternidad de todos los que creen en Él.

Tener que escoger puede parecer agobiante. Por ello reconforta el saber que, en lo que a Dios respecta, no hay demasiadas elecciones disponibles. De hecho, no hay elección. Es Jesús o nadie.

Así que la próxima vez que le den a elegir entre "chocolate o vainilla", dé gracias por Jesús, el único Redentor que puede salvar.

ORACIÓN: Querido Señor, te doy gracias por haberme elegido. Ayúdame a hablar a mis amigos y familia acerca de Jesús, el único Salvador que necesitan conocer. En su nombre. Amén.

De una devoción escrita originalmente para "By the Way"


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones