ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Cambios constantes"

3 de Julio de 2017

Hijos de Jacob, yo soy el Señor, y no cambio. Por eso ustedes no han sido consumidos. Desde los días de sus antepasados no se han sometido a mis leyes, sino que se han apartado de ellas. Pero si se vuelven a mí, yo me volveré a ustedes. Yo, el Señor de los ejércitos, lo he dicho. Pero ustedes dicen: '¿Cómo está eso de que debemos de volvernos a ti?' Malaquías 3:6-7

Corea del Norte está enojada, pero eso no es nada nuevo.

Corea del Norte parece estar siempre enojada por una cosa o por otra. Pero sabiendo que tiene dispositivos nucleares y misiles que pueden transportar dichos dispositivos, su enojo debe ser tomado muy en serio.

¿Por qué está enojada Corea del Norte?

Porque piensan que el mundo, incluyendo (y en especial) los Estados Unidos, está metiéndose con ellos. Y probablemente estén en lo correcto, porque cuando alguien tiene un arma nuclear y un misil que puede estar apuntándote, tú quieres mantener el ojo puesto en ese alguien.

Lo interesante de todo esto es que ellos dicen que la tregua que terminó la Guerra de Corea en 1953 está caduca. Entonces... ¿quiere decir que la guerra continúa, o que siempre ha seguido? ¿Significa que las naciones que piensan que los misiles de Corea del Norte les están apuntando deberían mandar soldados?

Ante tanta incertidumbre es confortante leer las primeras palabras de nuestro texto en Malaquías. "Yo soy el Señor, y no cambio". Dios no cambia.

Hablando por inspiración del Espíritu Santo, Malaquías continúa: 'Las personas cambian y se olvidan de la bondad infinita de Dios; pero el amor, la misericordia, y la gracia que él tiene para con nosotros a causa de Jesús, se mantiene constante'.

¿No es maravilloso saber que en un mundo cambiante, tenemos un Señor que nunca cambia?

Pase lo que pase, el amor de Dios es constante.

ORACIÓN: Querido Padre celestial, en medio de cambios y de tiempos confusos, ayúdanos para que podamos confiar en ti. Te damos gracias porque en Jesús tenemos perdón continuo, salvación eterna y esperanza siempre presente. En su nombre. Amén.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones