ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Justificados"

10 de Mayo de 2017

¿Acaso no saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se equivoquen: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se acuestan con hombres. 1 Corintios 6:9a y 11

Riley Ann Sawyers, de dos años, le dijo a su mamá: "Te quiero, mami". Cualquier madre que escucha esas palabras se siente halagada y conmovida. Pero no fue así con la mamá de Riley.

Riley había sido brutalmente golpeada por la madre y su novio. Poco después de decir esas palabras, murió. Después de poner su cuerpo en una bolsa y en un contenedor de plástico, lo llevaron a la playa para que el mar se lo llevara. En vida la pequeña Riley no fue amada, y en la muerte no fue llorada.

La vida de esa pequeña niña es una tragedia terrible. Pero, para quienes hemos recibido gracia para comprender, la historia de Riley nos da una idea de lo que es la corrupción del pecado y nos ayuda a entender mejor la clase de personas que Satanás quisiera que fuéramos todos nosotros.

En el mundo del diablo, aun las cosas que deberían ser totalmente puras e inocentes, como el amor de una madre a su pequeña, están más corrompidas, retorcidas y degeneradas de lo que nos podemos imaginar.

Aun cuando ya no podemos hacer nada por Riley, y tampoco está en nuestras manos castigar a los causantes de ese acto tan atroz, es mi oración que, si alguno de ustedes en algún momento se encuentra ante una situación parecida, pueda hacer lo que es correcto. Por sobre todas las cosas, los aliento a recordar lo que escribió San Pablo: "... Y eso eran algunos de ustedes, pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios..."

Por el sacrificio del Salvador, hemos sido rescatados del mundo que Riley conoció demasiado bien. La salvación del Señor es motivo de agradecimiento infinito. Somos bendecidos porque, como dice Dios en el Apocalipsis: "Yo hago nuevas todas las cosas." (Apocalipsis 21:5b).

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias por haberme rescatado. Dame fuerza y poder para vencer a Satanás y al pecado, y amor para consolar a quienes sufren. En tu nombre. Amén.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones