ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"¿Fumar la Biblia?"

5 de Mayo de 2017

Imítenme a mí, así como yo imito a Cristo. 1 Corintios 11:1

Un profesor de la famosa Universidad de Oxford, Inglaterra, dijo: "En general, los jóvenes no están dispuestos a escuchar consejos, pero sí están dispuestos a seguir ejemplos." Me imagino que estás entre los que así tan fácilmente no buscan consejos de nadie. Si es así, te desafío a que prestes atención a ciertas personas que cada vez son más difíciles de encontrar: las que leen la Biblia. Quizás estés pensando que eso ya está pasado de moda. Continúa leyendo.

Cuenta la historia que un grupo de jóvenes se reunía en una cárcel para leer la Biblia. Se trataba de un grupo abierto asistido por un pastor. Cierto día, el pastor decidió acercarse a uno de los otros presos e invitarlo al grupo, pero su reacción fue muy fría. Ante la negativa, el pastor le ofreció un Nuevo Testamento. Él lo aceptó, pero con la condición que utilizaría cada hoja para armar cigarrillos. "Está bien", le dijo el pastor, "puedes usarlas para armar cigarrillos, pero sólo después de haberlas leído". En una de las visitas siguientes, el pastor encontró al joven integrado el grupo. Al preguntarle por su cambio de actitud, el joven le dijo: "Mire Pastor, me fumé todo Mateo, todo Marcos, todo Lucas... pero con Juan no pude, y caí a los pies del Señor Jesucristo".

Querido lector, te aseguro que uno siente mucha satisfacción al estudiar la Biblia, porque al hacerlo se entra en comunicación con Dios, nuestro Creador. A través de su Palabra, Dios se nos presenta como el Padre amoroso que quiere compartir con nosotros lo que más deseamos y buscamos: perdón para nuestros errores, paz para nuestros corazones, vida con sentido y esperanza para el mañana, aun después de la muerte.

En el Evangelio de San Juan encontramos estas palabras de Jesús: "... estas [palabras] se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo en él tengan vida en su nombre."

¡Inténtalo! Comienza la lectura por el Evangelio de San Juan.

ORACIÓN: Padre celestial, ayúdanos a acercarnos a tu Palabra y a descubrirte a ti en ella. Guíanos con tu sabiduría y tu amor. En el nombre de Jesús. Amén.


Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por el Pastor Eugenio Wentzel, presidente de la Iglesia Evangélica Luterana del Paraguay (IELPA). La oficina de Cristo Para Todas Las Naciones colabora con la IELPA en la labor de compartir el evangelio.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones