ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Paz en el alma"

21 de Abril de 2017

Estas cosas les he hablado para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo. Juan 16:33

Cuando leía la historia de la canción "Paz como un río", me pregunté por qué será que Dios permite que su pueblo pase por sufrimientos y calamidades. ¿Qué dirán de nuestro Dios nuestros familiares y amigos cuando a nosotros nos ocurren cosas malas?

El compositor de esta canción fue un abogado que había acumulado una buena fortuna a través de su trabajo, pero que luego perdió todas las propiedades que tenía a causa de un incendio. Sorprendentemente, su confianza en Dios no fue afectada para nada. Como si eso no fuera poco, el barco en que su esposa e hijas cruzaban el Atlántico chocó contra otro barco, sobreviviendo únicamente su esposa.

¡Qué tragedia! ¡Qué calamidad en la vida de este cristiano! Cuando recibió el mensaje, en vez de poner en duda su confianza en Dios, escribió un himno maravilloso que dice: "Suceda lo que me suceda, Tú me has enseñado que todo está bien pues tengo paz en el alma".

Por más asombroso que parezca, de veras Dios nos ha enseñado a decir que "todo está bien", aun en medio de los problemas. Así nos lo promete en su Palabra, para que tengamos paz. En este mundo vamos a tener problemas, pero Cristo ha vencido al mundo a través de su vida perfecta, su muerte sacrificial y su victoriosa resurrección.

Cada día necesitamos la Palabra de Dios para fortalecernos y no confiar en nuestras propias fuerzas, sino depositar toda nuestra confianza en el Señor que guía nuestros pasos. Así, cuando nos lleguen las calamidades, podremos estar seguros de que Dios nos dará la fuerza para que también podamos decir: "todo está bien, pues tengo paz en el alma".

ORACIÓN: Querido Señor, fortalécenos cada día con tu Palabra y ayúdanos a confiar cada vez más en ti. Amén.


Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por un voluntario de la oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en África.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones