ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Nos vemos en casa"

16 de Abril de 2017

Domingo de Pascua de Resurrección

"No teman. Vayan y den la noticia a mis hermanos, para que vayan a Galilea. Allí me verán." Mateo 28:10 (1-10)


Galilea tiene un lugar especial en mi corazón, pues fue el lugar que vio crecer a Jesús. La orilla del lago fue el lugar de encuentro, de llamado de discípulos, de predicación, y de la mayoría de los milagros que Jesús hizo durante su ministerio. Galilea fue testigo del poder y del amor de Dios. Y Jesús planificaba cerrar su ministerio en la tierra en ese mismo lugar. Galilea iba a ser nuevamente escenario del milagro de la gran pesca y de la restauración de Pedro. La promesa que Jesús les hizo a las mujeres para que la trasmitieran a sus discípulos, es la más esperanzadora que una persona pueda recibir: "Allí me verán."

Cuando releo estas palabras de Jesús, pienso en cuántas veces decimos nosotros palabras similares a nuestros hijos o a nuestros amigos: "Nos vemos en casa." Ésa fue la promesa de Jesús: 'Nos vemos en casa.' Y ésa sigue siendo su promesa para nosotros. El Jesús resucitado victorioso, lleno de vida inmortal, nos dice: 'Nos vemos en casa.' El evangelista Juan nos recuerda que Jesús ascendió a los cielos para prepararnos un lugar (Juan 14), para 'vernos en casa'. No hay promesa que traiga más consuelo ante nuestra propia muerte. Dos veces ocurre esta frase en la lectura de hoy. La primera vez, los ángeles dicen a las mujeres: "...va delante de ustedes a Galilea; allí lo verán." La segunda vez, es el propio Jesús que anuncia: "...vayan a Galilea. Allí me verán."

Jesús resucitado nos dice hoy: "...vayan a Galilea; allí me verán." ¿Dónde se encuentra nuestra Galilea? En la Palabra de Dios y la Santa Cena, allí donde Jesús se hace presente y está dispuesto a vernos, a hacer milagros, a restaurarnos de nuestro pecado. Pero no sólo allí: también hay una Galilea eterna, el lugar del encuentro definitivo. Allí nos veremos.

Gracias, Padre, porque resucitaste a Jesús y lo enviaste delante de nosotros al cielo. Reafirma nuestra fe de que "allí nos veremos". Amén.




© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones