ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"¿A quién imitamos?"

4 de Abril de 2017

Por tanto, imiten a Dios, como hijos amados. Vivan en amor, como también Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, como ofrenda y sacrificio a Dios, de aroma fragante. Efesios 5:1-2 (5:1-9)

¿En qué está pensando el apóstol Pablo? ¿Imitar a Dios? ¡Cómo si fuera fácil! Dios es un creador increíble, más poderoso que nadie en el mundo. Lo sabe todo: conoce el pasado, el presente, y el futuro. Dios es santísimo e impecable. ¿Cómo imitar a alguien de semejante altura?

Pablo no nos llama a imitar el poder y la soberanía de Dios, sino su actitud. Por eso menciona a Cristo y lo que él ha hecho, por qué lo ha hecho, y cómo lo ha hecho. Jesús fue el Hijo amado de Dios que voluntariamente obedeció sin cuestionamientos la voluntad santa del Padre celestial. Y porque obedeció, se entregó sin miedo en forma total hasta dar la vida entera para que nosotros podamos ser rescatados. ¡Qué actitud de amor! Cristo pudo haberse quedado cómodamente en su lugar. Sin embargo, decidió descender para ocupar nuestro lugar. Ésa es la actitud que Pablo nos llama a imitar.

Para imitar a Dios como hijos amados tenemos que aprender a descender de nuestra soberbia, a salir de nuestra comodidad, y a ocupar el lugar del otro que está sumido en tristeza, cargado de dolor y frustración, marcado por las cicatrices de sus malas decisiones, inhibido por sus culpas, y paralizado por sus temores. ¿No hemos sido eso nosotros antes de que la "ofrenda y sacrificio fragante de Jesús" nos cambiara la vida para siempre? El olor fragante de ese sacrificio se transmite a otros cuando imitamos la actitud sumisa y obediente de Jesús: perdonando como él nos perdonó, no haciendo las cosas a las escondidas, sino a la luz de la Palabra de Dios, y confiando que su gracia nos limpia y nos lleva al cielo.

Gracias, Padre, por llamarnos a imitarte como hijos amados. Amén.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones