ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"¡No te olvides!"

31 de Marzo de 2017

Sión dice: "El Señor me ha abandonado. El Señor se olvidó de mí." ¿Pero acaso se olvida la mujer del hijo que dio a luz? ¿Acaso deja de compadecerse del hijo de su vientre? Tal vez ella lo olvide, pero yo nunca me olvidaré de ti. Isaías 49:14-15 (49:13-15)

La mala memoria es un mal común entre nosotros. A veces tenemos memoria selectiva: nos acordamos de lo que nos conviene, mientras que "olvidamos" aquellas cosas que no queremos recordar. La memoria es importante. ¿Cuántas veces decimos: "¿No te olvides, eh"? A veces nos encontramos con una persona que conocimos muchos años atrás, y nos pregunta: "¿No se acuerda de mí?" ¡Y qué vergüenza cuando no nos acordamos!

En Isaías Dios promete que jamás se olvidará de nosotros. Y cuando promete, cumple. Hay que reconocer que, en un sentido, Dios es como nosotros: tiene memoria selectiva. Dios no se acuerda de nuestros pecados, pero se acuerda siempre de nosotros. Se acuerda que nos creó, que somos sus hijos redimidos en Cristo, que prometió estar con nosotros cada día, en las buenas y en las malas. Se acuerda que se olvida de nuestros pecados, y se acuerda que nos prometió el cielo gracias a la obra misericordiosa de Jesús. A decir verdad, Dios tiene una memoria de elefante.

Tal vez lo más importante en este pasaje de Isaías es que Dios se acordará de tenernos compasión. No tengo dudas de que necesitamos compasión porque pecamos a diario, somos desagradecidos, no siempre llevamos cautivos nuestros pensamientos a Cristo, como recomienda Pablo, y no recordamos con alegría que Dios se acuerda de nosotros.

Que Dios se acuerde de nosotros quiere decir que él nos cuida con compasión y cariño, nos perdona con amor, y nos recibe en sus brazos. ¡Qué hermosa esa memoria selectiva de Dios!

Gracias, Padre, porque no te acuerdas de nuestros pecados, pero sí te acuerdas de nuestras necesidades. Amén.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones