ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Mucho mejor"

20 de Febrero de 2017

"Es mejor confiar en el Señor que confiar en simples mortales. Es mejor confiar en el Señor que confiar en gente poderosa." Salmo 118:8-9

La cinta gris impermeable es un producto confiable.

No sé si es el material que mantiene junto al mundo civilizado, pero he visto cómo ha sido usada para arreglar el dobladillo de un vestido en medio de una fiesta, para sostener la tapa de un libro y para cuantas cosas más a uno se le ocurran, ya que es muy versátil.

Pero por otro lado, por más confiable que sea, nunca se me ocurriría pensar que una cinta me podría mantener a salvo de las enfermedades más infecciosas que existen en el mundo, como el ébola, la viruela, y la fiebre Q.

¿Fiebre Q? Suena como si fuera una película de James Bond, pero no lo es. La fiebre Q causa complicaciones cardíacas fatales. Es tan peligrosa, que ha sido estudiada como un agente potencial de bioterrorismo.

Hasta aquí llegan mis conocimientos acerca de la fiebre Q... suficientes para saber que no quiero contagiarme.

A esta altura se estará preguntando qué tiene que ver la cinta gris con la fiebre Q, ¿no es cierto? Aquí va la respuesta. En el laboratorio para enfermedades contagiosas de $214 millones de dólares que el gobierno de los Estados Unidos tiene en la ciudad de Atlanta, los científicos están experimentando con bacterias peligrosas, como la de la fiebre Q, en una habitación ¡cuya puerta está sellada con esta cinta gris impermeable!

La cinta fue puesta hace mucho tiempo, cuando se rompió el sistema de VENTILACIÓN. No sé cuántos de ustedes ven lo mismo que yo veo, pero ¿no les parece que algo no está bien cuando la seguridad de la población depende de una cinta?

¿A qué viene todo esto? A que en las palabras del salmo elegido para la devoción de hoy se nos dice, como contraste, dónde podemos encontrar la seguridad verdadera: "Es mejor confiar en el Señor que confiar en simples mortales. Es mejor confiar en el Señor que confiar en gente poderosa".

La realidad es que las personas, las organizaciones, los gobiernos, los negocios, todos pueden fallarnos. Pero el Señor no.

Desde el día de la creación, durante la caída de la humanidad en pecado y el rechazo de sus leyes, más allá de la muerte y resurrección del Salvador, Dios ha demostrado ser fiel y confiable. Prometió enviar un Salvador, y así lo hizo. Dice que la sangre del Salvador nos limpia de todo pecado, y así es. Y ahora nos promete estar con nosotros dondequiera que vayamos y cualquier sea la situación en la que nos encontremos.

Si la cinta que cubre la puerta del laboratorio fallara y una enfermedad infecciosa invadiera el mundo, el Señor estaría con nosotros dándonos fuerzas, ayudándonos, apoyándonos y garantizándonos la vida eterna junto a Él.

Confiemos en Él con todo nuestro ser, pues Él nunca nos va a defraudar.

ORACIÓN: Querido Señor, te doy gracias porque en medio de un mundo en que sufro tantas desilusiones, sé que siempre puedo confiar en ti. Ayúdame a escucharte, a seguirte y a recordar siempre que tú eres fiel, sin temer lo que el futuro pueda traer. En el nombre de Jesús. Amén.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones