ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Odio odiar"

10 de Febrero de 2017

Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen. Mateo 5:44

¿Cuántas veces ha oído a alguien decir: "Odio..."?

Cuando alguien odia algo o a alguien, ese sentimiento negativo transforma una cosa que podría ser buena en algo terriblemente malo.

Cuando Karin era adolescente, tenía un problema. Por lo menos eso era lo que ella pensaba. El problema de Karin era Ana, su hermana menor. Es que Ana tenía la mala costumbre de copiar a Karin; en todo quería ser como su hermana.

Por su lado, Karin pensaba: "¡Odio a Ana! No es más que una carga negativa terrible y pesada en mi vida".

Cuando Karin cumplió 21 años, y Ana tenía 18, las cosas cambiaron. Casi milagrosamente, Karin descubrió que Ana ya no era más una carga sino que, al contrario, se había convertido en una bendición.

¿Qué había sucedido? Simplemente que Karin se había dado cuenta que la actitud de su hermana estaba motivada por el gran respeto que ella tenía por su hermana mayor.

La palabra 'odio' es terrible, y Jesús lo sabía. Es por ello que, en Mateo 5:22, les dice a sus seguidores que vivan de una forma diferente de la que vivían antes. Ahora tenían una vida diferente en la que no había lugar para el odio.

Esto es lo que el Salvador dijo: "Pero yo les digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio, y cualquiera que a su hermano le diga 'necio', será culpable ante el concilio, y cualquiera que le diga 'fatuo', quedará expuesto al infierno de fuego".

Jesús no sólo dijo esas palabras, sino que también las practicó. Jesús amó a los testigos falsos que trataron de desacreditarlo, a los que lo acusaron injustamente y hasta a los soldados que lo clavaron a la cruz.

Nosotros debemos hacer lo mismo.

Dios nos exhorta a vivir sin odio. Por fe en el Redentor crucificado y resucitado, y con la ayuda del Espíritu Santo, podemos amar como Jesús nos amó.

ORACIÓN: Padre celestial, remueve de nuestros corazones toda ira y odio hacia otros, y ayúdanos a reflejar el amor y el perdón que tú nos has dado. Amén.



Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por el Pastor Clóvis V. Gedrat, colaborador de la oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en Brazil. Si desea más información sobre los Centros Ministeriales, diríjase a Por el mundo en el menú, y seleccione el país que le interesa.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones