ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Un refugio real"

8 de Febrero de 2017

Dios es nuestro amparo y fortaleza. Nuestro pronto auxilio en todos los problemas. Salmo 46:1

El Salmista nos dice que el Señor es nuestro refugio y fortaleza.

Pero parece que la iglesia se convertió en un lugar de refugio para un ex oficial de la KGB de la Unión Soviética, Mikkail Lennikov, a quien se le dijo que no podía continuar viviendo en Canadá.

El día que debía ser deportado, Lennikov fue a refugiarse en la Primera Iglesia Luterana del Este de Vancouver. La iglesia dijo que ellos lo protegerían mientras siguiera en vigencia la orden de deportación.

Pero él no ha sido el primero en buscar refugio en la iglesia. En la Edad Media en Europa, la ley ordenaba que la iglesia podía servir de refugio para los criminales.

Aun cuando Canadá no tiene leyes explícitas con respecto a esto, la policía no se atrevió a arrestar a alguien que había buscado asilo en un santuario. En la opinión de algunos, el que la policía invadiera una iglesia sería el rompimiento de la separación de iglesia y estado.

Al leer el relato de este ex-espía, no pude dejar de pensar en cuán a menudo la gente olvida que Dios es su refugio. A causa del sacrificio que el Salvador hizo en la cruz, y a causa de su gloriosa resurrección, quienes creemos hemos recibido la protección del santuario.

  • Cuando seguimos a Cristo, nuestros pecados son perdonados y somos liberados de la culpa.

  • Cuando nos mantenemos entre los redimidos, Satanás no puede demandar que seamos deportados a su reino.

  • Cuando confiamos en la resurrección del Señor Jesús, la muerte no nos puede reclamar.

No sé qué sucedió con Lennikow, quien confió en la iglesia para mantenerse físicamente seguro; pero sí sé con certeza qué pasará con todos los creyentes en Cristo.

Junto con el Salmista podremos decir: "Dios es nuestro amparo y fortaleza. Nuestro pronto auxilio en todos los problemas."

ORACIÓN: Salvador, gracias a tu sacrificio y a que eres mi refugio, ayudador y salvador, tengo un nuevo hogar, un nuevo país y una familia de fe. En tu nombre oro. Amén.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones