ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"¡Eres libre!"

24 de Enero de 2017

"Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios. En el cuerpo, sufrió la muerte; pero en el espíritu fue vivificado; en el espíritu también, fue y predicó a los espíritus encarcelados..." 1 Pedro 3:18-22

La victoria de Jesús ata a Satanás y nos libera para vivir con Dios.

"Creo... en Jesucristo... que fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos..." Estas palabras del Credo Apostólico nos dicen que Jesús dejó la tumba en algún momento después del atardecer del viernes y descendió al infierno, el lugar donde están los muertos que están separados de Dios.

Él fue llevado a la muerte de una manera (en su estado de humillación), y fue levantado a la vida de otra manera por el Espíritu (en su estado de exaltación). Fue en este estado de vida que proclamó su gran victoria sobre la muerte y todas las fuerzas diabólicas a los espíritus encarcelados (en el infierno). No les estaba ofreciendo una segunda oportunidad, sino anunciando la victoria de Dios y el cumplimiento de la promesa de Génesis 3:15. La poderosa Palabra de Dios ató así a Satanás, el jefe de la prisión.

Piensa en los momentos de tu vida en los que has sido débil ante la tentación, víctima del pecado, amenazado con la muerte, acusado de no ser amado por Dios. Sobre todas esas cosas tienes poder, porque Jesús descendió al infierno para darte victoria y liberarte.

Cuando te sientas amenazado, busca fuerzas en Jesús. Fija tu mente en él, y su Espíritu te dará libertad y nueva vida. Adórale, haciendo tuya su misión de liberar a los cautivos del pecado y la muerte, con el poder de su Palabra.

ORACIÓN: Señor Jesús, ayúdame a buscar en ti lo que necesito para reparar mi vida y llenarla con nuevas fuerzas para agradecerte y alabarte, servirte y obedecerte. Amén.


© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones