ALIMENTO DIARIO

Que a través de estos devocionales, la Palabra de Dios te refresque en tu diario caminar.

ENGLISH SITE


"Un Dios cercano"

16 de Enero de 2017

Pero tú, Señor, ¡no te alejes! Tú eres mi fuerza, ¡ven pronto en mi ayuda! ¡Rescata de la espada y de esos perros la única vida que tengo! ¡Sálvame de las fauces de esos leones! ¡Líbrame de los cuernos de esos búfalos! Salmo 22:19-21

Nunca he visto de cerca un tiburón de dieciséis pies y medio de largo, y tampoco quiero verlo.

Se me ocurre que Ana tampoco hubiera querido verlo.

Ana estaba haciendo surf en Tasmania, cuando fue atacada por un tiburón que la hundió y la sacudió hasta que, cuando parecía que todo estaba perdido, con la ayuda de su primo Jorge, logró zafarse.

Jorge la subió a su tabla de surf, y con la ayuda de una ola la llevó a la costa, donde fue atendida de sus heridas.

Pensando en lo que había pasado, Jorge dijo: "No soy creyente, pero la ola perfecta que vino en el momento justo, tuvo que haber sido enviada por Dios".

Me gustaría poder decirle a Jorge que quizás es hora de que se vuelva creyente... es más, quizás es hora de que se ponga a pensar en que llegará el momento en que la tabla de surf no le va a servir para escapar de la muerte.

A todos nos llega la muerte. A algunos les llega con un tiburón; a otros con un infarto, o cáncer, o un accidente, o... la lista es interminable.

Dios sabía que la muerte nos espera a todos. Por ello es que envió a su Hijo para que se ofreciera como rescate por nuestra salvación. Al morir en la cruz y resucitar al tercer día, Jesús venció el poder de la muerte, y nos abrió la puerta hacia la vida eterna.

Más aún, sabemos que nuestro Señor está siempre a nuestro lado. Como escribe el Salmista: "Pero tú, Señor, no te alejes; fuerza mía, ven pronto en mi auxilio. Rescátame de la boca de los leones."... o de tiburones... o accidentes... o enfermedades.

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, te doy gracias porque nunca estás lejos de mí y te bendigo por todas las veces que tu gracia me ha rescatado. Ayúdame a confiar cada vez más en tu constante protección. En tu nombre. Amén.



© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones