Devociones de Adviento

Es nuestra oración que, a través de estas devociones, la Palabra de Dios le refresque en su diario caminar.

Si usted así lo prefiere, puede recibir estas devociones cada día directamente en su casilla de correo electrónico. Para leer una devoción anterior, por favor diríjase a nuestro archivo de devociones.



"Transformados por su gracia"

28 de Febrero de 2015

(Mateo 5:43-48)


"Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen." Mateo 5:44


Jesús explica la ley en una forma muy diferente a la que era interpretada y enseñada por los líderes religiosos de su tiempo. En otras palabras, Jesús dijo: No le presten atención a la religión popular. Pongan atención al claro mensaje de la Escritura, porque una cosa es lo que ustedes le escuchan decir a la gente y otra cosa es lo que Dios dice.

Al amar a aquellos que nos desprecian, mostramos quienes somos: hijos de Dios. Si hay una forma visible de mostrar que fuimos perdonados por Dios, es amando a aquellos que necesitan "una medida extra de gracia". Dios requiere que estemos reconciliados, no sólo entre hermanos y amigos, sino también con aquellos que -en lenguaje coloquial- son imposibles.

Esta acción requiere una medida extra de humildad y madurez de nuestra parte. Estamos llamados a ser perfectos como el Padre en el cielo es perfecto. No estamos llamados a ser perfectos en el sentido de no tener pecado, sino a ser perfectos en el sentido de la madurez. Estamos llamados a ser maduros, pacientes, amables, y amorosos con aquellos que nos agreden.

Por lo tanto, antes de tomar cualquier acción, preguntémonos: ¿qué haría el Padre con aquellos que lo odian y lo persiguen? Y la respuesta es, lo mismo que hizo en el pasado, cuando sus propias criaturas lo odiaron y lo persiguieron y ejecutaron a su Hijo querido: los perdonaría. El Padre tratará a sus enemigos de la misma forma que nos trató a nosotros cuando todavía éramos sus enemigos. San Pablo nos recuerda: "Porque, si cuando éramos enemigos de Dios fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, mucho más ahora, que estamos reconciliados, seremos salvos por su vida" (Romanos 5:10).

Somos hijos reconciliados de Dios. Ahora, en nuestra relación con otros, Dios nos da oportunidades diarias de mostrar que somos sus amados hijos.

Padre, tu gracia nos transformó. Anímanos a usar tu gracia para transformar nuestras relaciones. Amén.


© Copyright 2015 Cristo Para Todas Las Naciones

  • Imprimir esta página
  • Recibir por correo electrónico
  • Enviar a un amigo
  • A través de la Biblia en un año Lectura para hoy: Levítico 11-12, Marcos 7:1-13