Return to Topic >>

9. Confesin y absolucin


9.1 Qu es el oficio de las llaves?
El oficio de las llaves es un poder nico que Dios le ha dado a su Iglesia para perdonar los pecados de quienes confiesan a Jess como su Salvador. El oficio de las llaves est formado por dos partes: la confesin (el admitir nuestros pecados), y la absolucin (recibir el perdn de Dios). La Ley de Dios nos lleva a confesar, y a travs de su Evangelio somos perdonados, o absueltos.


9.2 De dnde viene la frase "oficio de las llaves"?
Las palabras se han tomado de las palabras dichas por Jess a sus doce apstoles.


9.3 Qu es una confesin?
En un sentido amplio, la confesin es una declaracin hecha por un individuo o grupo de individuos. La confesin de un pecado, entonces, es admitir, delante de Dios, lo que uno ha hecho mal de acuerdo a su Ley: los diez mandamientos. Una confesin de fe, tal como el Credo Apostlico, el Credo de Nicea o Credo Atanasiano, es un testimonio pblico que los cristianos hacen acerca de lo que creen y ensean.

Aqu nos estamos refiriendo a la confesin en el sentido de admitir nuestros pecados a Dios y de confiar en su promesa de perdn. Esta confesin puede hacerse en forma pblica o privada.


9.4 Por qu tenemos que arrepentirnos de nuestros pecados?
Dios nos llama a que confesemos nuestros pecados. En ltima instancia, es a Dios a quien hemos ofendido con nuestros pecados.


9.5 Qu sucede si no nos arrepentimos?
La culpa puede ejercer una fuerte presin sobre nosotros. Si escondemos nuestros pecados, o si intentamos justificarlos ante Dios, de a poco nos vamos llenando de tensin. Anhelamos "sincerarnos", por as decirlo. Dios realmente ofrece su perdn absoluto a todo el que cree que Jess llev sus pecados a la cruz.



9.6 Cul es la diferencia entre la confesin pblica y la privada?
En la confesin pblica todos los miembros de una congregacin, de manera conjunta, confiesan sus pecados a Dios en forma general, y el pastor anuncia el perdn o la absolucin, ya que Jess pag el precio total por todos los pecados con su sufrimiento y muerte en la cruz.

Pero hay veces en que un pecado especfico pesa sobre nuestra conciencia. Cuando eso sucede, la confesin privada nos da la oportunidad de exteriorizar ese pecado y tener la seguridad de que Dios nos ha perdonado por causa de Jess.


Tal vez usted se est preguntando: Puedo ir al cielo aunque nunca me confiese de forma privada? Puesto que Dios ofrece perdn absoluto y gratuito por su gracia mediante la fe, no es obligacin confesarse de forma privada. Piense en ello como un regalo especial de Dios para aquellos momentos en los que podra estar luchando con algn cargo de conciencia.


9.7 Cuando la congregacin confiesa sus pecados durante el servicio religioso, significa que todos son perdonados?
En la cruz Jess obtuvo el perdn de todos los pecados para cada persona que ha vivido o vivir. Durante el servicio de adoracin, Dios ofrece el perdn absoluto y gratuito a cada persona que se encuentra presente. Quienes confan en Jess son totalmente perdonados, pero quienes estn all slo con su cuerpo, y no con su corazn, no reciben el perdn. Recordemos que Dios ve hasta lo profundo de nuestros corazones. A l no lo podemos engaar.



9.8 A quin debemos confesar nuestros pecados en privado?
Cualquier cristiano puede ofrecerle el perdn de Dios. Hay veces en que un pastor puede ser preferible porque conoce las expectativas de la Ley de Dios y los pasajes de las Escrituras que hablan del perdn de Dios. Por otra parte, los pastores toman pblicamente el juramento ante Dios de no volver a repetir los pecados que son confesados.



9.9 Pero, acaso no es Dios el nico que puede perdonar nuestros pecados?
Al igual que el bautismo, la absolucin est anclada en la obra salvadora de Jess en la cruz. Con su sufrimiento y muerte, Jess pag el precio completo por todos los pecados de cada hombre, mujer y nio que jams haya de vivir. Por lo tanto, no se trata de que una persona est perdonando sus pecados. La persona que escucha su confesin no es ms que el medio que Dios utiliza para, a travs de su Palabra, darle su perdn. Pero, en realidad, es Dios quien le est perdonando en ese momento. Una de las maneras en que Dios comparte su Palabra es a travs del oficio del ministerio pastoral, llevando su gracia y misericordia a su pueblo. Esto es vlido en el cielo tambin, como si Cristo, nuestro amado Seor, estuviera frente a nosotros y pronunciara esas palabras de perdn con sus propios labios.


9.10 Puedo confiar en que mi pastor no revelar los pecados que le confiese en privado?
Cuando toman posesin del cargo, los pastores hacen el juramento pblico de no revelar, o repetir, los pecados especficos que les son confesados en privado. Esto se basa en una promesa que Dios hizo en el libro de Isaas:


Cuando Dios perdona nuestros pecados, los quita por completo y no se acuerda ms de ellos. El pastor promete nunca revelar, o siquiera repetir, los pecados que le han confesado en privado, porque Dios nunca los revelar o repetir. l los ha borrado completamente de su memoria.

Martn Lutero habl mucho acerca de tener un "Padre confesor", alguien que genuinamente, y con regularidad, escuche la confesin de nuestros pecados y nos otorgue el consuelo del perdn de la Palabra de Dios. En otras palabras, cualquier pastor que revele un pecado confesado en privado, no es apto para el oficio de pastor o supervisor.


9.11 Si alguien se confiesa conmigo, puedo perdonarle sus pecados?
S, claro que puede hacerlo! No es raro que las personas luchen e incluso se sientan atormentadas por la carga de sus pecados, y llegue el momento en que necesiten confesarlos. Cualquier cristiano que comprende el poder de la confesin y la absolucin puede servir como instrumento de la Palabra de Dios, compartiendo su maravilloso perdn con la persona que sufre.


9.12 Por qu algunas personas no son perdonadas?
El oficio de las llaves funciona en ambos sentidos. Por un lado, Dios le da a su Iglesia la llave para abrir la puerta a la salvacin. Pero por otro, tambin le da el poder de cerrar esa misma puerta. No se trata de un proceso rpido o abusivo que se hace en forma irracional o intempestiva. Al contrario, se trata de un proceso lento y gradual que se debe hacer en amor, y con una preocupacin genuina por la salvacin del pecador impenitente.



9.13 Cul es el propsito de la excomunin y la disciplina de la iglesia?
Si bien estos trminos evocan pensamientos o imgenes de exclusin dolorosa, en realidad la intencin y el propsito son todo lo contrario! Dios est profundamente preocupado por su hijo extraviado porque sabe que, si sigue viviendo en pecado sin arrepentirse, va a excluirse del perdn y de la paz de l, y de la comunin eterna en el cielo. El propsito de la disciplina eclesistica y la excomunin es mostrar lo serio que es Dios cuando se trata del pecado, con el fin de que el pecador reconozca y se arrepienta de sus pecados, de manera que Dios pueda perdonarle y restaurarle.


Dios declara abiertamente: "La paga del pecado es muerte" (ver Romanos 6:23). Quin de nosotros quiere vivir con esa sentencia sobre su vida? Podemos aferrarnos al pecado y condenarnos eternamente, o bien pedirle a Dios que nos lo quite por su Palabra de gracia y de perdn, como lo hizo David: